miércoles, 19 de octubre de 2016

Un día con el líder de los ultras del Legia: "Suelta el móvil o te lo rompo en la cara"

El hombre que aparece en la fotografía es uno de los doce aficionados polacos detenidos este martes. Ese hombre, con la cara ensangrentada, atacaría un par de segundos después a varios policías bien armados, protegidos y que le superaban claramente en número. Ese hombre, que parece no temer a nadie, es uno de los líderes de la grada del Legia de Varsovia y, sin que yo fuera consciente de su identidad y de su objetivo, iba a ser mi acompañante de viaje por las zonas más céntricas de Madrid. Incluso íbamos a compartir asientos en un vagón de metro en el que el único español, además de la policía, era el que escribe estas líneas.
Mi idilio con este fascista, racista, homófobo y antisemita (así se definen) de más de dos metros de altura y más de 100 kilos de peso, comenzó en la Plaza Mayor. Era uno de los muchos polacos que estaban haciendo un botellón en medio de los pocos turistas que se atrevían a acercarse a ellos. Por entonces ya habían roto varias cámaras de televisión, se habían ido de un bar adeudando 700 euros y habían tenido sus más y sus menos con la policía, pero ninguno de los periodistas presentes, desde una distancia de seguridad, intuíamos que iban a ser más violentos que otros grupos de ultras que ya habían pasado por la capital.
De repente, por todos los accesos de la Plaza Mayor comenzaron a entrar decenas de compañeros de batallas y todo empezó a llenarse de camisetas blancas y banderas negras con calaveras. Serían las 18:15 más o menos. Ahí es cuando nos dimos cuenta de que había un plan y que estaba comenzando en esos instantes. El grueso de los ultras ya estaba reunido y en el centro se situó él, el hombre de la fotografía, que les ordenó iniciar la caminata hacia el Santiago Bernabéu.
En este momento fue cuando tomé una decisión que pudo salirme muy cara, pues fui el único de los presentes que siguió la marcha de los ultras por el metro. Ya había podido comprobar que la inmensa mayoría de ellos pasaba mucho tiempo en el gimnasio. Algunos, por si quedaba alguna duda, iban sin camiseta. Dudé en seguirles, pero vi a un padre con su hijo pequeño y pensé que, si había pelea, no sería con el chaval de cinco años como testigo. Craso error.
El metro era una sauna abarrotada de personas. No habíamos pasado las puertas de acceso y la policía ya había disparado sus pistolas antidisturbio. Cada segundo que pasabas ahí dentro se convertía en una agonía, pues era un lugar demasiado pequeño para juntar a tantos ultras con tantos policías. La tensión era máxima. Cada metro, un desafío para los miembros de seguridad. Les dirigían igual que lo hace un perro pastor con las ovejas, indicándoles el camino. A veces tenían que hacerlo sacando las porras y, casi siempre, como protagonista estaba este hombre, el líder de los ultras. Se daba la vuelta, miraba a la policía a los ojos y les desafiaba siendo consciente de que atrás tenía a cientos de compañeros en modo alerta.
Por suerte para todos, los cientos de seguidores se metieron en un mismo tren del metro. La policía no permitió acceder a ningún ciudadano no polaco al vagón. Pedí subirme. Les conté que era periodista y me permitieron pasar. Dentro, pude sentarme. Y ahí estaba él. Otra vez. No le miré en todo el trayecto hasta que él se dirigió a mí. Se acercó, y pese a su vozarrón, me susurró al oído: "Suelta el móvil o te lo rompo en la cara", me dijo en inglés. Sólo iba a contestar un Whatsapp. Creo que era Dani Blanco recordándome que tenía boletín a las 19:00. Me daría cuenta posteriormente de que la sangre de estos ultras se calienta, aun más, ante la presencia de cualquier aparato electrónico con el que se les pueda grabar. Un policía, que estaba observando la escena, se interpuso inmediatamente y me pidió que saliera del metro en la siguiente parada por "mi seguridad". Y así lo hice. Tengo que dar las gracias a ese anónimo policía. Esperé al siguiente tren. Sabía dónde iban. Su plan continuaba en Avenida de Brasil.
Allí se juntaron con otros grupos de seguidores. Era el punto de reunión. Cualquier persona que no fuera de su grupo era expulsada. No tuvieron piedad de mujeres o niños que pasaban por ahí. Tampoco respeto para los vecinos a los que tiraban latas de cerveza. Sobre las 19:15, uno de sus líderes tomó el megáfono y el grupo partió rumbo al Bernabéu al ritmo de una canción fascista. En el check point de la policía todo estalló. Algo pasó, creo que un ultra pegó a un aficionado del Madrid, y en cuestión de segundos, la calle Rafael Salgado se convirtió en el escenario de una batalla campal. Los ultras tiraban cualquier objeto a los antidisturbios, que respondían para frenar una situación que empeoró por momentos. Caballos pasando por encima de aficionados, un policía acorralado en el suelo mientras golpeaba con la porra a varios ultras y, de repente, ahí estaba él. El hombre de la fotografía, mi acompañante en el metro, el que me había amenazado casi al oído, estaba en primera línea de fuego, con la cara llena de sangre. Hicieron falta hasta siete antidisturbios para tumbar a ese polaco gigante. Fue ahí cuando me di cuenta de que su plan se había completado. Quería pelea desde el principio y lo había conseguido. El fútbol no le interesaba nada. Todo, incluso su detención, es parte de su Champions League.
Madrid, Madrid, Spain
Apartado de correos 36.154. Madrid 28080 redaccion@revistasuperhincha.zzn.com
Sign Up with revistasuperhincha Mail
Place your promotional Text Here
First Name: Last Name:
Login to revistasuperhincha mail
User Name: Password:
Technical Support Help Password Reminder
DISTRIBUIDORAS TELÉFONOS DIST. GORBEA, S.A. 945256455 ALDIPREN S.A. 967245872 S.G.E.L. - ALICANTE 965107370 S.G.E.L. - ALMERÍA 950226239 PRENSA DIST. ABULENSE S.L. 920226379 DIST. EXTREMEÑA DE PUBLICACIONES, S.L. 924272411 DIST. IBICENCA DE EDICIONES S.L. 971314961 S.G.E.L. - MALLORCA 971434887 S.G.E.L. - MENORCA 971360743 S.G.E.L. - BARCELONA 932616981 S.G.E.L. - BURGOS 947485413 S.G.E.L. - CÁDIZ 954513889 S.G.E.L. - ALGECIRAS 956626968 S.G.E.L. - CASTELLÓN 961221942 LOGÍSTICA DE CIUDAD REAL, S.L. 926213541 DIST. CORDOBESA DE MEDIOS EDITORIALES 957429051 S.G.E.L. - LA CORUÑA 981795405 DISTRICUEN, S.L. 969235424 S.G.E.L. - GERONA 972400327 DIST. RICARDO RODRÍGUEZ 958401980 S.G.E.L.- GUADALAJARA 915127400 BADIOLAN DIFUSIÓN S.L. 943667057 S.G.E.L. - HUELVA 954513889 S.G.E.L. - JAÉN 953281460 DISTRIBUCIONES GRAÑA 2007 987455455 S.G.E.L. - LLEIDA 973204700 S.G.E.L. - LUGO 981783403 S.G.E.L. - MADRID 916576900 S.G.E.L. - MÁLAGA 952241800 S.G.E.L. - MURCIA 968239142 S.G.E.L. - PAMPLONA 948189184 DISTRIBUCIONES GRAÑA 2007 987455455 DIST. ARBESU, S.L. 985263552 S.G.E.L. - ASTURIAS 985732109 MERINO ABIA, S.L. 979713846 S.G.E.L. - LAS PALMAS 928574439 DIST. NOROESTE, S.L. 986252900 DIST. RIVAS, S.A. 923241804 GARCÍA Y CORREA, S.L. 922229840 DIST. JOSÉ MARÍA RODRÍGUEZ, S.A. 942369267 DIST. SEGOVIANA DE PUBLICACIONES 921436423 S.G.E.L. - SEVILLA 954513889 DISTRISORIA S.L. 975239101 DIST. RUEDA, S.A. 977127200 TRADISPCA S.A. 925240604 S.G.E.L. - VALENCIA 961221942 DIST. VALLISOLETANA PUBLICACIONES, S.A. 983239144 DISTRIBUIDORA SIMO PUBLICACIONES, S.L. 944598008 G.E.M.A., 2000,S.L. 980534431 VALDEBRO PUBLICACIONES, S.A. 976451266 DIST. QUATRE BARRES 376822613